A todos se nos ha pasado en alguna ocasión por la cabeza buscar un compañero/a para nuestro perro/a.

A pesar de que llevar un perro nuevo a casa es un momento emocionante para ti, también puede ser un momento de aflicción para tus otras mascotas. La forma en que presentas al perro nuevo a tus otras mascotas puede causar una diferencia entre una relación satisfactoria a largo plazo y un desastre. De igual forma, el perro nuevo se puede sentir inseguro y confundido en el entorno nuevo. Por ello, presentarlo con cuidado puede construir su confianza.

Algunos trucos

  • Intenta hacer una buena presentación de los perros en un territorio neutral, por ejemplo en el parque. Nunca llegues con el perro nuevo a casa sin una presentación previa.
  • No fuerces la situación, no tienen por qué “caerse bien” porque sí. Dales su tiempo, invítales a olerse, a jugar…
  • Deja claras las reglas en casa. Ni consentir al nuevo, ni afianzar al que ya estaba. El “jefe” es solo uno: tú.
  • Al principio, evita las fuentes de conflicto (comida, juguetes) durante tu ausencia. Las prisas no son nada buenas, ya habrá tiempo para que convivan con normalidad. Al principio es mejor la precaución.
  • Cuando estés en casa, ve introduciendo esos “problemas” paulatinamente, siempre en un entorno controlado.
  • Si buscas un “heredero” (tienes un perro mayor y traes un cachorro a casa) observa el comportamiento del mayor y las reacciones del cachorro, aprenderás mucho de etología canina, y deja hacer al mayor (aunque le gruña y “le ponga en su sitio”, un perro adulto equilibrado nunca muerde a un cachorro).
  • En casos de mucha diferencia de tamaño hay que tener un cuidado especial, sobre todo si son cachorros. Pueden hacerse daño en el más inocente de los juegos.

Consejos para una buena convivencia

Otros consejos que deberás seguir para que tus dos perros convivan en armonía son los siguientes:

  • Si el perro adulto llega a agredir al cachorro te recomendamos que acudas a un etólogo o educador canino. El profesional podrá ayudarte convenientemente.
  • Deja que el cachorro salude al perro por iniciativa propia, no lo agarres tú para plantarlo en el hocico del otro perro, lo hará sentir muy vulnerable y puede generar tensión y miedo en el perro. Nunca fuerces las situaciones, deja que ellos mismos interactúen.
  • Coloca sus comederos debidamente separados, y si un perro acaba antes que otro, no permitas que intimide a su compañero para hacerse con su comida.
  • Prémiales, juega con ellos, bésales y cuídalos por igual, no dejes que ninguno de los dos se sienta excluido.

Si sigues nuestros consejos tus perros convivirán correctamente y seguro serán mejores amigos para siempre.